16 Feb

El mentor interior

Si tendemos a proyectar nuestra propia sombra sobre los demás, también proyectamos nuestra luz. La proyección es una alienación de una parte de nuestra identidad que rehusamos reconocer. Vemos en los otros defectos o comportamientos que no soportamos en nosotros mismos. Pero también vemos cualidades excelentes o hasta sublimes en otras personas que son reflexiones de lo mejor de nosotros mismos.

Podemos aprender a asimilar la influencia de nuestras proyecciones con el fin de vivir sintonizados con la mejor versión de nosotros mismos.

 “El mentor nos conduce al descubrimiento de nuestras competencias inconscientes, mediante su propio ejemplo. La forma básica de utilizar un mentor interior consiste en imaginar la presencia de esa persona o entidad y colocarse acto seguido en esa posición, es decir, en su perspectiva o en su piel. Eso nos permite acceder a las cualidades presentes en nosotros, pero no reconocidas o incluidas como parte de nuestro mapa de la situación o de nosotros mismos. Representando estas cualidades el mentor interior nos ayuda a darles vida en nuestro comportamiento en curso. Una vez que hemos experimentado estas cualidades desde la posición del mentor, podemos incorporarlas a nuestra propia posición perceptiva dentro de una situación concreta y aplicarlas.”

Robert Dilts.

Foto Robert Dilts

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *